Publicado: 14 de Abril de 2015

Para una primavera más colorida no puede faltar en nuestros hogares el Jacinto, que significa, en el idioma de las flores, constancia, cariño, gozo en el corazón. 
Esta popular planta, procedente de Oriente Medio, es ideal tanto para jardines como balcones. Por ello es el momento de adquirir una, pues sus hojas acaban justo de florecer este pasado mes mes de marzo, en forma de racimos. Éstos surgen del centro de las hojas, cada uno con pequeñas inflorescencias, todas ellas del mismo color.
Lo más especial del jacinto es precisamente eso; los colores. Existen variedades de diversas tonalidades: rojo, azul, naranja, rosa, amarillo, blanco, etc. Generalmente los bulbos de color claro corresponden a flores blancas y amarillas, los de color oscuro, al resto de gamas.

Datos importantes: 
- Si se quiere cultivar jacintos, se deberá plantar sus bulbos en octubre.
- En caso de querer plantarse en macetas, los bulbos deben introducirse a un palmo bajo tierra. En el caso del jardín, se tiene que buscar un lugar con suelo drenado, suelto y fértil, donde dé bien el sol. 
- Para obtener grandes floraciones, se debería renovar los bulbos cada año, en vez de utilizar los mismos. Otra opción es dejar que el jacinto florezca cada dos años, aunque requerirán abono, porque las flores agotan mucho la tierra.
- Es importante destacar que no se debe regar en exceso ni colocar en un suelo muy húmedo pues se puede llegar a pudrir la planta.
- Se deberá retirar el bulbo si se observa que se está pudriendo. Se puede detectar cuando se observa que las hojas amarillean.
- Los cambios de temperatura o los riegos irregulares pueden provocar la caída de la flor.
- Además, la ventaja de esta planta es que con buenos cuidados ¡puede mantenerse también hasta el invierno!